Halloween

Con Chicha y Limona

Artículos         Crítica         Noticias  






HALLOWEEN, Demonios y brujas ¿son cristianos?


calabaza

N¿Quién de nosotros no ha visto brujas, demonios, vampiros…en la última noche de octubre? ¿Quién no se ha disfrazado de estos seres alguna vez? Una fiesta que está envuelta en la OSCURIDAD, en la MUERTE e incluso el SATANISMO. Nosotros los CRISTIANOS, si somos de Cristo que es VIDA y LUZ, ¿por qué nos cambiamos al bando contrario? ¿Quizá porque está de moda?

Ya sabemos que hay que nadar contracorriente. Es más difícil que dejarse llevar, claro que sí, pero si somos cristianos lo somos, no podemos ser tibios. Recordad que la tibieza es la perdición del alma algo que le chifla al Diablo.

“Nuestra política, por el momento, es la de ocultarnos.”. Dice Escrutopo, un viejo diablo, a su joven sobrino Orugario, en Cartas del Diablo a su sobrino, de C.S. Lewis. Escrutopo explica en varias cartas a su sobrino cómo tiene que hacer para apartar a su paciente (una persona) del Enemigo (Dios). Una de las cosas que le recomienda es la siguiente: “Lo mejor, si es posible, es alejar totalmente al paciente de la intención de rezar en serio”. (Aquí se puede leer: http://www.catholicosonline.com/demonologia/cartas_de_diablo_a_Su_sobrino.pdf)

Sí, sí, que el Diablo existe. No me digas que pensabas que era un cuento o que era la representación del mal. El Diablo es un ángel caído. Todo comenzó con la libertad que fue concedida por Dios a sus criaturas angelicales durante un tiempo en el que podían optar por aceptarle, o, por el contrario, rechazarle. Uno de ellos, Lucifer, lleno de soberbia quiso ser como su mismo creador, y en vez de disfrutar de la bondad, la belleza y la felicidad de Dios, se separó de Él. Su odio arrastró con él a otros ángeles a la oscuridad eterna. Sabemos, que tras este periodo de libertad, su opción estaba tomada y no podían echarse atrás.

Por tanto, Lucifer, sigue y seguirá separado de Dios, lleno de odio y con la pretensión de conducir a toda criatura humana a su misma suerte. Se encarga de que el hombre no encuentre a Dios, le niegue, y para ello, le tienta con el deseo de ser como Dios, con la desesperanza y el vacío por los que no encuentre el sentido de la vida, cayendo, de este modo, en el vacío existencial, en el nihilismo…

Qué fácilmente nos engaña el Diablo. Sin embargo, para combatirlo, y para saber que fiestas como Halloween no son de Dios, hay personas que velan por los hijos del Padre, como el obispo de Tehuacán, en México, Mons. Rodrigo Aguilar Martínez, que ha explicado que halloween no es una fiesta cristiana y explica la necesidad de vivir intensamente y en coherencia con la fe católica el 1 y 2 de noviembre, Fiesta de Todos los Santos y Día de los Fieles Difuntos, respectivamente. Asegura, que es una celebración “nociva y rompe con la fe en Cristo cuando se relaciona con supersticiones e incluso cultos satánicos.

Además, ha recalcado que en la Fiesta del Todos los Santos del 1 de noviembre, “nos alegramos no sólo con los beatos y los santos canonizados por la Iglesia en un acto oficial y público, sino que incluimos a todos los que ya gozan de la redención de Cristo Jesús y así participan en la gloria de Dios. Entre ellos hay familiares y amigos, por ejemplo aquellos cuyo testimonio de vida nos ha llevado hacia Dios”. Y el día 2 de noviembre, “acudimos a la misericordia divina pidiendo que si ellos al morir se han unido a la muerte de Cristo, ahora se unan a su resurrección”.

Y no sólo el obispo de Tehuacán, sino también el de la diócesis Arundel y Brighton en el sur de Inglaterra, Monseñor Kieran Conry, que ha indicado que Halloween tiene un doble origen pagano -la festividad celta del Samhain- y cristiano- Todos los Santos. Cuenta que los inmigrantes irlandeses llevaron estas versiones a América del Norte durante la gran hambruna irlandesa de 1840, y por medio de la televisión y el cine, desde EEUU se ha ido extendiendo en su versión pagana a todo el mundo.

Para celebrar la fiesta de modo cristiano, Monseñor Conry propone disfrazarse de santos como san Jorge, Santa Lucía o san Francisco de Asís, en vez de brujas y demonios. Además, en España hay otras propuestas como la de algunos jóvenes de Madrid, en concreto de Alcalá de Henares que hicieron su fiesta Holywins como alternativa en la que el mensaje de vida, esperanza cristiana y encuentro personal con Dios iluminase las calles de la ciudad.

Esta iniciativa comenzó hace años en París y se ha extendido por otras partes del mundo con el deseo de llevar a Dios a quien no lo conoce o de reencontrarse con Él de una manera más profunda. La celebración consiste en un concierto en la plaza de los Santos Niños y en una velada de Adoración en la Catedral animada con cantos, meditaciones, testimonios y confesiones y, mientras tanto, varios jóvenes en la calle invitan a otros a la Adoración, y a compartir la Fe con ellos.

Como podemos observar hay otras formas de divertirse y celebrarno la muerte y la oscuridad, sino la vida. Solo tenemos que poner en marcha nuestra creatividad.

La tibieza es la perdición del alma algo que le chifla al Diablo.